Mejores Cámaras Reflex

Factores a tener en cuenta antes de comprar una cámara reflex

1. Sensor

Antes de entrar en el examen de lo que consideramos los factores fundamentales a tener en cuenta a la hora de comprar una cámara SLR, debemos hacer una premisa necesaria. Aquí pretendemos tratar sólo modelos destinados al mercado de consumo, excluyendo los equipos profesionales del coste de varios miles de euros. Los que describiremos aquí y revisaremos serán, por lo tanto, cámaras SLR de gama media y baja.

Dicho esto, en una cámara réflex, como en cualquier cámara, lo primero que deberíamos considerar es el sensor. El sensor es un chip fotosensible que básicamente sustituye a la película de la era analógica: si antes, de hecho, la luz que entraba en la lente iba a impresionar a una película fotosensible, en las máquinas modernas es el sensor el que está «impresionado». El flujo descendente del sensor es entonces un procesador cuya tarea es traducir la información del sensor en imágenes, así como mejorar la calidad y el detalle de la fotografía a través de un algoritmo de reducción de ruido.

Dimensiones del sensor

Los sensores fotográficos se producen en una variedad de formatos. El marco de referencia se llama «Full Frame» y mide 35 mm de ancho, del mismo tamaño que un marco analógico de los viejos tiempos. Luego hay una serie de formatos más pequeños, definidos como «fotogramas de recorte» precisamente porque están «recortados» dentro de las medidas del sensor de fotograma completo. La siguiente tabla resume los tipos de sensores utilizados en las cámaras actuales:

En una cámara SLR hay sensores desde Micro 4/3 hacia arriba, y sobre todo en los de nuestro interés aquí sólo encontramos los sensores Micro 4/3, APS-C y APS-H. Para encontrar una cámara Full Frame, necesitamos entrar en la gama de precios más altos y modelos para fotógrafos profesionales.

¿Por qué son importantes las dimensiones del sensor? Debido a que el tamaño de los píxeles en el sensor mismo también depende de ellos, y en general cuanto más grande sea el sensor, mayor será la cantidad de luz capturada, mejores serán las fotos tomadas.

Píxeles

En teoría, un mayor número de píxeles corresponde también a un mayor nivel de detalle que las fotos tomadas, por lo que los fabricantes indican comercialmente la resolución de una cámara con su propio Mp. De hecho, la importancia del número de píxeles contenidos en el sensor está relacionada con el tamaño del sensor mismo: como acabamos de decir, es obvio que para el mismo Megapíxel, un sensor grande ofrece una calidad fotográfica más alta que un sensor pequeño. Es por eso que una cámara compacta de 20 Mp siempre toma fotos más nítidas que una cámara réflex de 20 Mp.

El debate sobre la importancia del número de megapíxeles es acalorado entre los aficionados a la fotografía: muchos dicen que, para tomar buenas fotos, no es necesario un sensor de más de 16 Mp. Otros argumentan que el nivel de ruido añadido por la alta concentración de píxeles no es suficiente para anular las ventajas de un mayor nivel de detalle. Los productores están aprovechando la confusión, fomentando la compra de máquinas con números de Mp cada vez más altos.

Entre las cámaras SLR de nuestra gama de interés el número de Megapíxeles puede variar desde aproximadamente 16 a 24: para encontrar una cuenta más grande tenemos que subir el tamaño del sensor y cambiar a Full Frame, cuyo precio supera los 2000 €.

Tipos de sensores

Como habrás entendido, el sensor es el elemento más importante de una cámara, sea o no SLR, por lo que es normal que los fabricantes compitan en el mercado ofreciendo cada una de sus propias tecnologías.

En términos generales, hay dos tecnologías a tener en cuenta con respecto a los sensores: la más antigua de los sensores CCD (Charged-Couple Device), que ya no se utiliza en cámaras SLR, y la más moderna de los sensores CMOS (Complementary Metal-Oxide Semiconductor), cuya presencia en estas máquinas es ahora ubicua. Los expertos creen que, aunque la tecnología CCD es considerablemente más lenta y consume más energía, ofrece un nivel de ruido muy bajo y, por lo tanto, una mejor calidad fotográfica. Por otra parte, los sensores CMOS son más rápidos en la transmisión de información al procesador y mucho más eficientes energéticamente, pero tienden a generar más ruido que los CCD.

Un grupo de fabricantes (Panasonic, Olympus y Leica) utilizan en sus cámaras Micro 4/3 un sensor llamado MOS o LMOS o Live MOS: esto, aunque algunos soportan menos ruido que los CMOS tradicionales y son comparables en términos de calidad fotográfica a los sensores CCD, no difieren sustancialmente de otros sensores CMOS.

Sensibilidad

También cabe mencionar la sensibilidad de un sensor de cámara réflex. De hecho, si en el pasado se planificaba de antemano el tipo de tomas a realizar, comprando películas con la sensibilidad adecuada, hoy basta con cambiar la sensibilidad del sensor para obtener la toma deseada. Cuando hablamos de sensibilidad nos referimos a la fotosensibilidad, es decir, la reactividad de los píxeles en el sensor al pulso de luz recibido. Como veremos, la sensibilidad es sólo uno de los factores de control del brillo, pero en general podemos decir que las ISOs bajas pueden ayudar a no «quemar» las fotos más brillantes, por ejemplo, fotos en la playa o en la nieve en un día muy soleado, mientras que las ISOs altas ayudan a obtener fotos «claras» incluso cuando la luz es muy pequeña.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que al elevar la sensibilidad se está alcanzando un nivel de ruido más alto, como bien ilustra la imagen comparativa anterior: esto se genera precisamente porque el procesador de imágenes, del que hablaremos a continuación, tiene que procesar la información procedente del sensor, y cuando la luz es muy poca información es escasa, incluso elevando la sensibilidad. El «ruido» es sólo el resultado visible del esfuerzo interpretativo que el procesador hace de la información procedente del sensor.

Aunque casi todos los sensores modernos también están equipados con sistemas específicos de reducción de ruido, no es posible eliminar por completo el «desmotado» más o menos fino generado con una alta sensibilidad.

En general, todos los SLR del tipo que estamos tratando aquí (Micro 4/3 a APS-H) tienen una sensibilidad mínima de 100 ISO, mientras que la sensibilidad máxima está sujeta a una cierta variabilidad. Los modelos de extremo inferior, aquellos considerados como «nivel de entrada», generalmente se encuentran alrededor de la norma ISO 13-14000 más alta. Los modelos de gama media están a 26000 ISO, mientras que los modelos finales más altos pueden exceder los 50000 ISO.

Procesadores

Dijimos que aguas abajo del sensor se encuentra el procesador, responsable de convertir la señal captada por el sensor en una imagen. Este es también un área en la que existe mucha competencia entre los fabricantes líderes (Nikon, Canon, Pentax y Sony), cada uno de los cuales produce su propia línea de procesadores de imágenes con una constante investigación orientada a reducir aún más los tiempos de procesamiento. La búsqueda de una mayor velocidad va de la mano con el aumento del número de Mp a lo largo de los años: un mayor número de puntos requiere de hecho más «trabajo» al procesador para la generación de la imagen, por lo que es necesaria una actualización constante de la potencia de cálculo.

Cada fabricante adopta su propia nomenclatura para los procesadores que utiliza, pero se desconocen las especificaciones exactas de los chipsets utilizados y su velocidad real. En particular, se trata de las denominaciones adoptadas por los cuatro mayores productores:

Nikon: Expeed, actualmente en la sexta generación
Canon: Digic, actualmente en la duodécima generación
Pentax: Prime, sólo en modelos de la serie K
Sony: Bionz, actualmente en la tercera generación
Por supuesto, los procesadores de las generaciones más recientes son los más rápidos, por lo que si queremos dar sentido a este parámetro, es mejor que nos hablemos de las generaciones y entendamos cómo «nuevo» el procesador está montado en un modelo de nuestro interés.

Una nota sobre los archivos de salida

El resultado del trabajo del procesador es la salida de vídeo o archivo fotográfico, foto o película que podemos procesar, editar, imprimir o poner en línea. Entre las máquinas en las que estamos trabajando, no hay grandes diferencias en términos de formato de archivo: con prácticamente todas las cámaras réflex, incluso a nivel de entrada, se puede disparar en bruto (formato sin comprimir) o en. jpeg (comprimido), mientras que los vídeos se producen normalmente en MPEG-4 o H. 264.

En términos de resolución máxima no hay una gran diferencia, incluso con diferencias significativas en la cuenta Mp: un sensor de 18 Mp corresponde aproximadamente a una resolución fotográfica de 5000 x 3500 píxeles, mientras que un sensor de 24 Mp corresponde a 6000 x 4000 píxeles. Ninguna diferencia en la resolución de vídeo: todas las máquinas en el rango de nuestro registro de interés en Full HD, es decir, a 1080 p. Las diferencias se encuentran en los fps de grabación a esta resolución: los modelos low end no superan los 30 fps (30p), mientras que los mejores ofrecen también 60 fps (60p), más adecuados para fotografiar sujetos o escenas con movimiento rápido.

2. Objetivo

Otro componente esencial de la cámara SLR es el objetivo.

Como la mayoría de la gente sabrá, las cámaras SLR son cámaras de lente intercambiables: esto significa que, si lo desea, puede comprar y utilizar diferentes lentes, con diferentes distancias focales y aberturas, para obtener tomas de un cierto tipo con cada una de ellas. Esto también significa, como la gente más experimentada ya sabrá, que es posible comprar incluso sólo el cuerpo de una cámara réflex, sobre la cual montar cualquier objetivo compatible que ya esté en nuestro poder, incluso anticuado. Además, una cámara réflex puede comercializarse en diferentes versiones, denominadas «fardos», en las que diferentes lentes se combinan con el mismo cuerpo de cámara o, en algunos casos, con un par de lentes.

Sería excesivamente gravoso echar un vistazo a todos los tipos de lentes disponibles en el mercado (la foto de arriba puede dar una idea de la increíble variedad) y explicar para cada uno las peculiaridades y el tipo de tomas que se pueden tomar: simplemente vamos a considerar cuáles son los tipos más comunes que se pueden encontrar en los paquetes a las cámaras de nuestro interés. Antes de eso, sin embargo, es necesario hacer una premisa sobre la distancia focal y la apertura.

Distancia focal

La primera y más obvia característica que diferencia una lente de otra es la distancia focal, que es simplemente la longitud de la lente misma. A excepción de las lentes de distancia focal fija, ésta es siempre variable y, por lo tanto, se indica con un valor máximo y un valor mínimo en milímetros. En la fotografía, sin embargo, es práctica común establecer una equivalencia entre la distancia focal real y la longitud relativa a un sensor Full Frame. La misma lente montada en cámaras de diferentes sensores, de hecho, le permite obtener un nivel de zoom diferente. Tomemos un ejemplo con la ayuda de esta ilustración:

Tenemos una lente de longitud focal de 18-55 mm montada sobre un Full Frame SLR y Micro 4/3. Mientras que el sensor Full Frame recoge toda la luz que pasa a través de la lente, el Micro 4/3, que es más pequeño, recogerá sólo una parte de ella y el resto se desperdiciará. Por esta razón, los sensores más pequeños comparados con el estándar Full Frame tienen un «factor de recorte», un número que indica cuánto debe multiplicarse la distancia focal real de una lente para comprender qué nivel de zoom (o nivel de recorte, en inglés «crop») es inherente al simple uso de un sensor pequeño.

En el caso del Micro 4/3 el factor de cultivo es 2,0, por lo que tenemos que multiplicar por dos la distancia focal real: el mínimo de 18 mm se convierte en 36 mm y el máximo de 55 mm se convierte en 110 mm. Por lo tanto, una máquina Full Frame debe montar un objetivo de 36-110 mm para lograr el mismo zoom.

¿Por qué es importante la distancia focal?

La longitud focal de una lente determina el ángulo de visión abrazado por la lente, por lo que diferentes longitudes son adecuadas para diferentes tomas.

La ilustración de arriba ilustra lo que queremos decir. Las lentes con distancias focales más cortas se denominan «Wide» o «Ultra Wide», precisamente porque abarcan un campo de visión aún significativamente más amplio que el que abarca el ojo humano.

Por lo tanto, son especialmente adecuados para tomas de paisaje y, en general, para tomas de gran alcance. Por el contrario, las largas distancias focales (también llamadas «Tele») tienen un campo de visión muy estrecho y, por lo tanto, son más adecuadas para fotografías de detalles de un tema o paisaje, o para retratos.

Apertura

Dentro de la lente hay un diafragma cuya tarea es regular la cantidad de luz que debe llegar al sensor. La abertura del diafragma se llama pupila, ya que su función es similar a la de la pupila humana, y cada lente tiene una abertura máxima y mínima. En cada lente siempre encontrará la máxima apertura a la distancia focal mínima y máxima.

La apertura se expresa en números f, también llamados «stop». Contraintuitivamente, los números f más bajos corresponden a una abertura de pupila más grande, mientras que los números f más altos corresponden a un pupilo más estrecho. La ilustración anterior traduce lo que acabamos de decir en imágenes.

¿Por qué es importante la apertura?

Jugando con la apertura del alumno podemos conseguir principalmente dos cosas. Por un lado, cuando se dispara en condiciones de poca luz, mantener una amplia apertura permite recoger más luz y así obtener imágenes más distinguibles. Por otra parte, cuanto más ancha es la apertura, más corta es la distancia focal, y viceversa, cuanto más estrecha es la pupila, más larga es la distancia focal.

Si queremos retratar un sujeto dejando el fondo sombreado, entonces tendremos que usar una abertura ancha, mientras que si queremos mantener toda la escena enfocada necesitamos usar aperturas muy pequeñas. Los ejemplos anteriores ilustran la diferencia en la apertura del diafragma.

Nota sobre el autoenfoque

El autoenfoque, como su nombre indica, es un sistema de enfoque motorizado. La automatización de esta operación requiere la presencia de un motor que mueva los objetivos dentro del objetivo: en la inmensa mayoría de los casos, este motor no estará situado en el interior del cuerpo de la cámara, sino que estará integrado en el objetivo. Sin embargo, dado que todavía no se trata de una regla universal, le aconsejamos que preste atención en el momento de la compra: una cámara sin motor interno siempre debe combinarse con un objetivo con un motor integrado, de lo contrario se verá obligado a enfocar manualmente en todo momento, girando el anillo de la lente.

Los objetivos de los paquetes

La misma cámara réflex, como dijimos, se puede comprar en diferentes «paquetes», que difieren en accesorios, garantías y lentes suministrados, así como por supuesto para el precio. Mientras que siempre es posible comprar sólo el cuerpo de la cámara, una opción preferida para aquellos que ya tienen varios objetivos y sólo quieren cambiar a una máquina de mayor calidad, por lo general hay al menos dos paquetes alternativos para cada modelo. Veamos a continuación las tres lentes que se encuentran más comúnmente en los paquetes con una cámara réflex.

Objetivo 18-105 mm

En comparación con la lente «base» de 18-55 mm, una lente de 18-105 mm tiene obviamente una mayor profundidad de zoom y, por lo tanto, se propone como una lente más versátil, lo que permite una mayor variedad de tomas. El costo es más alto, sin embargo, por lo que los paquetes con esta lente son necesariamente más caros. Se considera una lente ideal para viajar y para todas aquellas situaciones en las que no hay tiempo para cambiar de lente dependiendo de la toma: dada su versatilidad, es fácil conseguir diferentes composiciones sin cambiar de lente. El único productor de estos objetivos es actualmente Nikon.

Objetivo 18-135 mm

Otro objetivo bastante común que se encuentra en los haces es la lente de 18-135 mm, que es obviamente la más versátil de las consideradas aquí, debido a su mayor longitud focal. Una lente de este tipo permite a ambos componer tomas de gran alcance a la mínima distancia focal y hacer zoom sobre un detalle o componer un retrato. Lo que puede ser incómodo es el peso y el tamaño de una lente como ésta, que es claramente más larga y pesada que las otras dos mencionadas aquí.

Tenga en cuenta, sin embargo, que las lentes incluidas casi siempre tienen una apertura máxima de f/3.5, que no es realmente un valor particularmente bueno: en general, las lentes con una apertura máxima más grande se consideran mejores, ya que pueden captar más luz y más luz se traduce muy simplemente en mejores fotos. Así que tómalas en cuenta cuando tu meta «básica» te haya enseñado todo lo que tenías que enseñar y querrás cambiar a lentes mejores.

3. Enfoque

El sistema de enfoque de la cámara réflex, como se mencionó anteriormente, está completamente automatizado, aunque siempre es posible intentar enfocar manualmente cuando se desee. En el tema de enfoque hay algunos aspectos que vale la pena mencionar, en primer lugar los puntos y el sistema de enfoque.

Los puntos

El número y tipo de puntos de enfoque en una cámara réflex son muy importantes para la precisión del enfoque. Mientras que las cámaras de gama baja sólo pueden tener un punto de enfoque central, las mejores cámaras tienen al menos 45: esto significa que, con una buena cámara, podemos seleccionar diferentes puntos de enfoque para lograr un resultado más preciso, mientras que con una cámara de nivel de entrada podemos confiar en una sola detección. Los diagramas siguientes ilustran la diferencia entre una máquina de 9 puntos y una máquina de 45 puntos.

Hay dos tipos de sensores: línea vertical y línea cruzada. Las líneas verticales son las más simples, y sólo detectan el contraste dentro de una pequeña porción de la barra vertical. Los puntos de cruz, por otra parte, son más precisos porque detectan el contraste dentro de un área en forma de cruz o +, recogiendo así más información.

El sistema

Los sistemas de enfoque se basan en la acción combinada de un sensor y un procesador dedicados, que evalúan principalmente el nivel de contraste en el punto de enfoque elegido y ajustan la distancia focal en consecuencia. La nitidez del contraste en un punto dado, es decir, se toma para medir el enfoque del sujeto: este sistema de enfoque es el más común y se define como «pasivo».

Otro sistema, definido como «activo», involucra el uso de un rayo de luz o infrarrojo para iluminar al sujeto y permitir la detección de contraste. Sin embargo, el uso del autoenfoque activo sólo se recomienda para sujetos inmóviles y mal iluminados, ya que ralentiza considerablemente el enfoque pero ayuda a la operación cuando el contraste en el punto de enfoque no es suficiente.

Modos y áreas de interés

Las cámaras réflex tienen diferentes modos de enfoque, que se pueden utilizar dependiendo del tipo de sujeto o escena que se esté fotografiando. Estos son básicamente tres modos que se pueden encontrar en todos los SLRs: aquí enumeramos los nombres asignados a ellos por las dos marcas más importantes, Nikon y Canon.

  • One Shot AF (Canon)/AF-S (Nikon): Modo para tomas individuales de objetos o escenas estáticas. La atención se centra en un solo punto
  • AI Servo (Canon)/Continuo o AF-C (Nikon): modo para fotografiar objetos en movimiento. Analiza y predice el movimiento del sujeto, para mantenerlo enfocado a pesar del movimiento.
  • AI Focus AF (Canon)/AF-A (Nikon): Modo automático para principiantes. Sólo se encuentra en cámaras de nivel de entrada y cambia automáticamente de un modo a otro descrito anteriormente.

El área de enfoque, por otra parte, tiene que ver con el uso que podemos hacer de los puntos de enfoque disponibles para nosotros: en este caso también, los principales modos de elección son básicamente tres.

  • Punto único: El fotógrafo elige un solo punto de enfoque entre los puntos disponibles.
  • Grupo de puntos: podemos elegir manualmente un grupo de puntos de incendio.
  • Automático: en este caso, la cámara selecciona los puntos de enfoque por sí misma, basándose en algoritmos que reconocen, por ejemplo, la presencia de caras u objetos en el marco.

Aprender a utilizar todas las opciones disponibles para el enfoque, tanto en los modos como en las áreas de enfoque, es importante para lograr las tomas de interés para nosotros. Es impensable, por ejemplo, poder tomar buenas fotos de animales o atletas en movimiento sin usar cuidadosamente el modo de disparo continuo.

4. Luz

Ya hemos visto en nuestro debate, hasta este punto, cómo los parámetros fundamentales de la fotografía conciernen a la gestión y adquisición de la luz: hemos evaluado el papel desempeñado, por ejemplo, por la sensibilidad del sensor y la apertura de la lente.

Sin embargo, el tercer parámetro que entra en juego en la toma fotográfica es la velocidad del obturador o el tiempo de exposición, es decir, el período de tiempo durante el cual el obturador permanece abierto, permitiendo que la luz pase y llegue al sensor,»impresionándolo». Cuanto más larga sea la exposición, mayor es la cantidad de luz que llega al sensor, y viceversa, cuanto más corta es la exposición, menos luz llega a la superficie fotosensible.

Variare el tiempo de exposición permite realizar determinados tipos de fotos: por ejemplo, la fotografía «star trail» (de la que vemos un ejemplo anterior) requiere expresamente unos tiempos de exposición muy largos, por lo que el movimiento de la bóveda celeste puede generar las características de los rastros luminosos de la imagen, y lo mismo se aplica a todas aquellas fotografías en las que se quiera obtener un efecto «light trail», como una foto nocturna de un camino muy transitado. Una toma nocturna u oscura de una escena perfectamente inmóvil, como el interior de una habitación, también requiere un tiempo de exposición muy largo: en este caso no se generará ningún efecto despertar, simplemente un largo tiempo le permitirá recoger suficiente información lumínica para generar una imagen clara.

Por otra parte, un tiempo de exposición muy corto es esencial para el tiro deportivo, como un atleta de carrera (ver los sprinters de arriba) o un coche en movimiento: sólo con un tiempo muy corto se puede capturar este tipo de sujeto sin dejar atrás un «rastro» coloreado (aunque es indudablemente un efecto artístico con el que se puede jugar).

Las cámaras SLR que estamos viendo aquí no difieren sustancialmente en términos del tiempo de exposición máximo, que es de 30 segundos para todos los modelos, mientras que hay diferencias en el tiempo de exposición mínimo. Estos van desde 1/4000 s en los modelos de gama baja hasta 1/8000 s en los modelos de gama alta: una reducción a la mitad de la velocidad del obturador que se traduce en tomas más precisas de objetos en movimiento, incluso muy rápidas.

Modos de exposición

La cantidad de luz que llega al sensor es por lo tanto el resultado de la acción combinada de la pupila de la lente y el obturador: el primero ajusta la anchura del haz de luz que llega al sensor, el segundo el período de tiempo concedido a la luz para impresionar la superficie fotosensible. Las cámaras SLR modernas están equipadas con cuatro «modos de exposición» que corresponden a diferentes niveles de control en estos dos ajustes: apertura de pupila y velocidad de obturación. Veamos en detalle qué cambia de un modo a otro.

Está claro que los tres primeros modos son adecuados para aquellos que necesitan aprender a manejar la apertura y la exposición porque cuando son nuevos, mientras que el modo manual es adecuado para fotógrafos experimentados, que también pueden elegir un efecto sobreexpuesto o subexpuesto para dar un tono particular a sus tomas.

Algunas cámaras SLR, especialmente aquellas diseñadas específicamente para fotógrafos principiantes, pueden tener un modo de disparo completamente automático adicional: en este caso, el fotógrafo es el único responsable de componer la toma y la cámara ajusta automáticamente no sólo la apertura y la exposición, sino también ISOs, balance de blancos y cualquier otro ajuste proporcionado por la cámara.

Modo de escena

Casi todas las cámaras SLR también están equipadas con una gama de «escenas» preestablecidas que facilitan, especialmente para los principiantes, la composición de tomas particulares. En pocas palabras, la cámara está equipada con una serie de ajustes preestablecidos en función del tipo de escena o sujeto que desee capturar: la diferencia con los modos de exposición que acabamos de comentar es que no sólo se gestionan aquí la apertura y el obturador, sino también todos los demás parámetros.

El número de «escenas» predefinidas puede variar enormemente de un modelo a otro: por ejemplo, una máquina de nivel de entrada equipada con el modo completamente automático mencionado anteriormente no permite al fotógrafo elegir entre diferentes escenas, sino que realiza una selección automática. En otros casos, los modelos más baratos le permiten seleccionar un número limitado de escenas, generalmente con menos de 10 opciones.

A medida que el precio aumenta, las escenas preestablecidas disponibles para el fotógrafo también aumentan: como guía, las cámaras de gama media ofrecen una docena de escenas, mientras que los modelos más sofisticados superan las 16 escenas.

El flash

Sería incompleto cerrar este largo párrafo sobre la gestión de la luz sin mencionar el flash, que es una herramienta muy importante para iluminar una escena en la que no hay luz natural, o para compensar algunas sombras que simplemente no queremos que se reproduzcan en nuestras fotos.

Todas las cámaras SLR tienen incorporado un flash incorporado, casi siempre del tipo snap, como se muestra a continuación, que sólo se levanta cuando la iluminación del flash es necesaria o está activada. De la misma manera, todas las cámaras SLR pueden equiparse con un flash externo más grande, brillante, brillante y de mayor alcance, lo que resulta útil en determinados tipos de fotografías. Mientras que el rango y la velocidad de los flashes incorporados no cambian significativamente a través de los varios rangos de precio, lo que es más o menos rico es la plétora de modos en una máquina. Todas las cámaras réflex tienen al menos cuatro modos de flash, que definiremos como «básico», para elegir:

  • Automático: En el modo automático, la máquina determina si y cuándo utilizar el flash en función del brillo detectado.
  • Flash de relleno: también llamado «flash forzado», este modo opera el flash en cada toma, y es útil para iluminar sombras en escenas brillantes.
  • Ojos rojos: este modo activa el flash varias veces antes de disparar para forzar el cierre de la pupila del sujeto, de forma que en el momento del disparo la retina no refleje la luz, creando así un efecto de ojos rojos.
  • Off: este modo mantiene el flash siempre apagado, incluso cuando se dispara en condiciones de poca luz.

Cuanto más avanzada sea la cámara, más modos de flash adicionales estarán disponibles. Estos son algunos ejemplos comunes que se pueden encontrar en los reflectores reflejos de gama media-alta:

  • Baja potencia: este modo reduce la intensidad del flash en un 50% o más, y sirve para iluminar sombras sin sobreexponer al sujeto en primer plano.
  • Sincronización lenta: para uso en fotografía nocturna, para iluminar un objeto de primer plano mientras que la exposición prolongada también captura detalles de fondo.
  • 2ª cortina: variante de la anterior, coloca el flash al final de la exposición más que al principio, obteniendo diferentes resultados.
  • Sincronización rápida: para obtener los beneficios del flash incluso a esas velocidades de obturación más rápidas que la velocidad del flash, la máquina utiliza el flash varias veces seguidas.
  • Manual: en este caso, el fotógrafo decide no sólo si utiliza o no el flash, sino también a qué velocidad y punto de exposición.

5. Composición de la escena

Por supuesto, no podemos evitar hablar del sistema de orientación de una cámara réflex, ya que el éxito de la fotografía depende del grado de precisión con el que podamos enmarcar y tomar nuestras fotos. Es por eso que necesitamos hablar sobre el visor de cámara réflex y la pantalla LCD con la que están equipados, que también se puede utilizar para enmarcar el objeto.

Tipos de visor

Básicamente hay tres tipos de visor que se encuentran en una cámara réflex: el visor electrónico, el visor óptico y el denominado reflector reflex.

El visor electrónico (EFV, Electronic View Finder) consiste en un pequeño panel LCD como el de arriba, en el que la imagen se muestra tal y como se ve a través de la lente. De esta manera obtenemos una imagen fiel en términos de precisión de composición, pero no a una resolución excelente, dadas las limitaciones inherentes al uso de una pantalla electrónica con un número limitado de píxeles. El visor electrónico es bastante común en cámaras SLR de gama baja, ya que el uso de esta tecnología permite contener tanto los costes de producción (y por lo tanto los costes de consumo) como el peso total del cuerpo de la cámara. La desventaja, además de la ya mencionada resolución limitada, es obviamente el consumo de batería requerido, aunque sea mínimo.

Por otra parte, el visor óptico utiliza un prisma óptico para transmitir la imagen «vista» desde la lente al ocular y, por lo tanto, no requiere ningún consumo de energía. La sección anterior muestra claramente el pentaprisma en cuestión. La ventaja significativa de un visor óptico es la resolución, ya que la imagen es vista directamente por nuestros ojos y no procesada por una pantalla electrónica. Sin embargo, el costo de este tipo de visor es generalmente más alto, lo que implica el uso de superficies ópticas de precisión, y el peso también es muy alto.

El visor réflex simula el patrón de reflexión típico del prisma óptico, pero utiliza superficies espejadas en lugar de un sólido de vidrio. Esto hace posible mantener el peso bajo, ya que los espejos son mucho más ligeros que un prisma de vidrio, y mantener el precio y el consumo de la batería bajo. No es de extrañar que muchos SLR de gama alta también adopten este tipo de solución: la calidad es similar a la de un visor óptico con las ventajas antes mencionadas.

Ampliaciones

Ya sea que nuestra cámara réflex esté equipada con un visor electrónico o un buscador óptico, siempre encontraremos el factor de aumento entre sus especificaciones. Técnicamente, sería correcto llamarlo un factor de reducción, ya que este número que veremos ahora expresa el tamaño más pequeño de la imagen en el visor en comparación con la vista a simple vista.

Si una ampliación de 1x corresponde en realidad a lo que vemos con observación directa, una ampliación decimal expresada como un dígito después de un punto (p. ej. 76x, es decir, una reducción de 0,76 veces) expresa lo más pequeño que vemos una escena observada a través del visor de una cámara. Este factor de ampliación-liberación también está ligado al tamaño de la imagen que vemos en el visor: cuanto más cerca está el valor a 1, más grande es la imagen que vemos. Por lo tanto, es preferible un aumento elevado para mayor comodidad y visibilidad. La ilustración de arriba muestra la diferencia en el tamaño de la imagen en el visor de diferentes modelos con diferentes factores de ampliación.

Cobertura

Cuando hablamos de cobertura, nos referimos a la cantidad de la imagen real enmarcada por el objetivo que reproduce el visor. Por razones constructivas, puede ocurrir que el visor de una cámara réflex «corte» una parte más o menos significativa del borde exterior de la imagen. Atención: esto no significa que las fotos también se vayan a cortar, pero no es el caso, sino que la vista previa mostrada en el visor puede ser hasta cierto punto falsa.

Evidentemente, una cobertura del 100% siempre sería preferible para una composición de disparo precisa, pero esta es una característica que pertenece principalmente a las máquinas de gama alta, Full Frame y modelos profesionales. Las máquinas de nivel básico y medio que manejamos aquí tienen una cobertura del 95%, con pocas excepciones.

La pantalla

Como alternativa al visor, siempre podemos componer el plano visualizándolo a través de la pantalla trasera de la cámara, aunque esto tiene algunas desventajas en comparación con el visor. En primer lugar, en la gran mayoría de los casos, la visibilidad de la pantalla deja mucho que desear cuando se dispara en condiciones de luz intensa, por ejemplo, cuando el sol está a la luz del día, mientras que el visor se puede ver bien en cualquier situación. En segundo lugar, el uso de la pantalla afecta a la batería, y cuanto más tiempo la mantengamos encendida, más rápido terminaremos con una batería baja.

Una pantalla de buena calidad debe tener un alto número de puntos, lo que corresponde a una mejor resolución y por lo tanto un buen nivel de detalle de la imagen visualizada. Las cámaras SLR de nivel de entrada suelen tener una pantalla diagonal de 3″ con un número de puntos inferior a 500.000, mientras que las máquinas de extremo superior tienen pantallas ligeramente más grandes (3,2 «) con un número de puntos que incluso pueden aumentar a más de 900.000».
La cobertura, a diferencia del visor, es siempre 100% de cobertura.

Pantalla táctil

Los modelos con pantalla táctil son muy comunes, especialmente para máquinas de gama media-alta. Esto puede ser particularmente conveniente en algunas situaciones, por ejemplo cuando se desea seleccionar un punto o área de enfoque de forma rápida e intuitiva: tocar los puntos directamente en la pantalla es mucho más rápido que no moverse de un punto a otro usando el teclado direccional tradicional.

Pantalla móvil

Otra característica de las máquinas de gama alta es que tienen una pantalla móvil, aunque el grado de movilidad es muy variable. En muchos casos, la pantalla simplemente se desliza hacia delante, inclinándose y facilitando la toma de fotografías por debajo de la altura del rostro. En raros casos, como la foto de abajo, la pantalla también se puede girar completamente y por lo tanto puede ayudar a componer el autodisparador.

La batería

Dado que el visor y la pantalla pueden afectar a la duración de la batería de la cámara réflex, nos gustaría discutir este tema aquí. Todas las cámaras SLR vienen con una batería recargable de iones de litio, y hay que tener en cuenta que siempre es posible y recomendable comprar al menos una segunda batería de repuesto para usar cuando se descarga la primera, para no interrumpir la sesión de fotos.

La autonomía se expresa típicamente en el número de tomas que se pueden hacer antes de recargar la batería: normalmente una batería puede durar de 400 a más de 800 tomas, dependiendo del modelo y de las funciones que requieran consumo de energía. Por esta razón, no se debe dar por sentado que las máquinas de gama alta siempre tienen baterías con una mayor duración: un mayor consumo de energía para funciones más sofisticadas puede resultar en una menor autonomía.

¿Son importantes los materiales?

Los materiales de construcción de una cámara réflex son sin duda uno de los aspectos decisivos no sólo del precio final de la máquina, sino también de su robustez. De hecho, el cuerpo de la máquina puede ser de diferentes materiales, desde el plástico rígido simple hasta la fibra de carbono y el aluminio aeronáutico, todos ellos materiales que ofrecen diferentes resistencias a impactos y golpes.
Además, las mejores cámaras son impermeabilizadas y selladas, por lo que no hay infiltración de agua o polvo cuando se usan al aire libre: pocas cosas molestan más a un fotógrafo que tener granos de arena o polvo pegados en la cámara, arruinando cada toma.

¿Es importante la conectividad?

No debe darse por sentado que todas las cámaras SLR están equipadas con los mismos puertos y conexiones, porque corremos el riesgo de decepcionarlo. Esto es especialmente cierto en el caso de dos categorías de personas, a saber, las que tienen la intención de utilizar la máquina ampliamente para imágenes de vídeo y las que tienen la intención de utilizar la máquina con un control remoto.
El primero deberá asegurarse de elegir un modelo con entrada de audio para la conexión de un micrófono externo, indispensable para la grabación de sonidos ambientales de calidad. Esta última puede verse afectada por la presencia o no de conectividad WiFi, ya que ésta, además de la transferencia de fotos, también puede ser utilizada para conectar un mando a distancia inalámbrico.
Otra curiosidad, sin embargo, presente sólo en los modelos de gama media-alta es el receptor GPS, útil para localizar con precisión dónde se tomaron nuestras fotos.

¿Es importante la marca?

Pocos sectores están polarizados como la fotografía. Incluso los menos experimentados son conscientes de la feroz rivalidad entre los dos principales fabricantes de cámaras, Nikon y Canon, con facciones de entusiastas de ambos lados. Esto no significa, sin embargo, que no haya otras marcas dignas de mención: un extraño digno de consideración es por ejemplo Sony, que con sus reflejos de la serie Alpha se propone como un competidor válido de las dos grandes marcas. Otra marca favorita es Pentax, que aunque con una gama de productos mucho más estrecha que Canon y Nikon ofrece algunos modelos muy interesantes.
Ciertamente, la elección de una cámara réflex también debe tener en cuenta la disponibilidad de recambios, accesorios y lentes, y creemos que son sobre todo estos factores los que otorgan a Nikon y Canon una importante ventaja competitiva frente a otras marcas.

¿El precio es importante?

El precio de una cámara SLR es uno de los elementos más importantes para la compra, ya que incluso en el caso de los modelos de nivel básico siempre es de unos pocos cientos de euros como mínimo. Las cámaras más baratas, las destinadas a los principiantes, cuestan entre 300€ y 450€, se venden en paquetes con un objetivo clásico de 18-55mm y son relativamente fáciles de usar, con funciones de enfoque asistido y una variedad de modos de escena para elegir.
A un precio de entre 500 y 1000 € encontramos máquinas de gama media, a menudo vendidas con la lente clásica de 18-55 mm u otras más versátiles. En este caso, los modos «asistido» o automatizado son menores y el control de los ajustes dejados al fotógrafo se amplía, que pueden seleccionarse a mayor escala que ISO y el tiempo de exposición.
Finalmente, entre los 1.000 y 2.000 € encontramos las mejores cámaras no profesionales, caracterizadas por una construcción más sólida, fabricadas con materiales resistentes, impermeables y antipolvo, con un mayor número de modos de enfoque y flash. Más allá del umbral de 2000 €, encontrará cámaras SLR Full Frame, semi-profesionales y profesionales, para un público limitado de fotógrafos experimentados.

¡Haz clic para puntuar esta guía!
(Votos: 1 Promedio: 5)
TodoMejores