Mejores Cámaras Instantáneas

Factores a tener en cuenta antes de comprar una cámara instantánea

1. Calidad de imagen

Después del fuerte declive de los años 90, cuando las cámaras digitales compactas comenzaron a estar disponibles a precios cada vez más baratos, las cámaras instantáneas han vuelto a ser un objeto de interés no sólo para los aficionados a la fotografía antigua, sino también para los usuarios menos experimentados.

A diferencia de muchos otros tipos de cámaras, las cámaras instantáneas se suelen comprar para fines de entretenimiento puro, no para obtener resultados de nivel profesional. No se espera que estos productos produzcan una determinada resolución o calidad fotográfica, sino un estilo vintage con colores más suaves y una definición menos precisa que los estándares a los que estamos acostumbrados hoy en día. También es muy raro que una cámara de instantáneas esté equipada con controles complejos como los modelos puente o SLR: normalmente tiene un objetivo fijo que no puede ser reemplazado, ofreciendo en su mayoría sólo un modo de disparo automático.

La calidad de las fotos en este caso se evalúa sobre todo por la impresión, que se hace gracias al uso de película instantánea. Con el tiempo, se han desarrollado diferentes tipos de películas que ya no requieren, como en el pasado, retirar el negativo de la foto o exponerlo a temperaturas particulares. Hoy en día se compone principalmente de varias capas que reaccionan a los agentes químicos dispuestos en varios niveles, capaces de reproducir una gama de colores más o menos amplia.

Un factor a tener en cuenta al comprar películas es también la ISO, que determina su sensibilidad a la exposición a la luz. La mayoría de las películas disponibles actualmente para cámaras instantáneas sólo son aptas para tomas de luz diurna con una sensibilidad de ISO 800. Si desea fotografiar en condiciones de iluminación baja o excesiva, el resultado puede verse comprometido, incluso si la mayoría de los modelos tienen un flash integrado que puede ser útil en muchas situaciones.

Por último, hay que tener en cuenta la fecha de caducidad de las películas: contienen agentes químicos, de hecho, son susceptibles de desgaste, provocando un posible cambio de color y sensibilidad (aunque hay que decir que muchos fotógrafos se sienten atraídos por la experimentación con películas de más de 10 años y por los efectos inesperados que pueden ofrecer).

2. Dimensiones y peso

Precisamente por el hecho de que las cámaras instantáneas deben contener en su interior la tecnología necesaria no sólo para tomar la foto sino también para imprimirla, el tamaño y peso que las caracteriza no están entre los más competitivos del mercado.

La mayoría de los modelos actualmente en el mercado son relativamente voluminosos en comparación con los modelos compactos, con un grosor que oscila entre 2,5 y 6,8 cm, una anchura que oscila entre 10 y 12 cm y una altura de 5 a 12 cm.

Excepciones son los modelos «anchos» y «cuadrados», generalmente más grandes y voluminosos, como veremos en muy poco tiempo.

Como puede adivinar, el tamaño de las cámaras de instantáneas depende en gran medida del formato de impresión que desee obtener. Algunos modelos más compactos pueden imprimir fotos en un formato muy pequeño, más pequeño que una tarjeta de crédito, mientras que otros incluso pueden ofrecer más de tres veces el tamaño de las fotos.

Los siguientes formatos se encuentran entre las normas más comunes del mercado:

50 x 76 mm: utilizado por algunos modelos Polaroid recientes, que permiten imprimir incluso sin borde, según el gusto del usuario;
46 x 62 mm (54 x 86 mm incluyendo borde): uno de los formatos más populares en la actualidad, ofrece una comodidad particular porque es muy fácil de transportar, por lo que las fotos también pueden colocarse en una billetera;
62 x 99 mm (86 x 108 mm incluyendo borde): este es el formato ancho, adecuado sólo para cámaras compatibles. Ofrece imágenes más grandes, pero por supuesto también se traduce en una mayor superficie de apoyo, ya que la máquina necesita una ranura más grande para la película;
62 x 62 mm (86 x 72 mm incluyendo borde): este es el formato cuadrado. Esto también es sólo compatible con un número limitado de cámaras, especialmente diseñadas para tomar fotos en este formato vintage.

El peso medio de las cámaras instantáneas varía entre 200 y 450 g para los modelos compactos, mientras que las cámaras de gran alcance pueden superar los 600 g.

Es muy importante tener en cuenta que estos datos, la mayor parte del tiempo, no tienen en cuenta la batería, un factor de suma importancia no sólo por su función primaria (que veremos en detalle en el siguiente párrafo), sino también para determinar el nivel de portabilidad del producto único.

En general, podemos decir que ninguna cámara compacta es particularmente compleja de transportar, también gracias a la proliferación de estuches dedicados a los distintos modelos, un accesorio que parece muy apreciado por muchos usuarios.

Un factor final a tener en cuenta en relación con el peso y las dimensiones generales es el uso de posibles soportes, como trípodes, filtros o juegos de lentes adicionales (que, sin embargo, como hemos especificado, es una opción muy rara de encontrar).

3. Batería

La gama de cámaras instantáneas suele ser muy limitada en comparación con las cámaras réflex o compactas a las que estamos acostumbrados, que pueden tomar varios cientos de fotos con una sola carga. Esto se debe principalmente a la gran cantidad de energía necesaria para imprimir imágenes. También se debe considerar si existe o no una pantalla LCD, lo que a su vez puede llevar a un consumo significativamente mayor.

Dependiendo del modelo, puede encontrar dispositivos que utilizan pilas de litio (más comunes en las digitales) o pilas alcalinas antiguas (particularmente usadas entre los modelos analógicos). Las ventajas de una batería de litio son obvias: el peso es en promedio más bajo y los costes son muy limitados en comparación con las baterías viejas, que tienen que ser reemplazadas a una frecuencia mucho más alta.

El número de impresiones posibles con una sola recarga puede variar considerablemente: los datos disponibles online van de 25 a 100 fotos, pero hay que decir que no todos los fabricantes ofrecen datos específicos sobre el tema.

En lo que respecta a las baterías de litio, el tiempo de recarga es de unas 2 horas: será necesario evaluar cuidadosamente qué fotos imprimir en caso de que desee conservar la autonomía suficiente para tomar otras fotos.

4. Funciones adicionales

Las cámaras instantáneas pueden adquirirse tanto en versión analógica como digital, ofreciendo una gama de opciones adaptadas a los distintos tipos de usuarios. Muchas características están presentes sólo en los modelos digitales, que obviamente están más cerca de los hábitos de la mayoría de los usuarios. Veamos en detalle las características de las dos variantes.

Cámaras instantáneas analógicas

Los modelos analógicos son generalmente muy sencillos desde el punto de vista estructural, sin pantallas digitales ni componentes adicionales especiales.

Hay que tener en cuenta que estas cámaras no tienen una memoria interna que le permita guardar una copia digital de las fotografías y luego compartirlas en línea o imprimirlas en diferentes tamaños. Tampoco ofrecen la posibilidad de ver la toma antes de imprimir, lo que puede resultar en un cierto desperdicio de papel fotográfico (y por supuesto, dinero). Si, por un lado, esto implica una mayor atención y cuidado en la composición de cada foto (un elemento que se ha perdido prácticamente con la era digital), por otro lado, también se traduce en una frustración potencial en el momento en que se descartaban muchas fotos, cuyo coste unitario suele rondar los 1 €.

La ausencia de pantalla y memoria significa que es obviamente imposible grabar videoclips. Estas cámaras, en esencia, sólo pueden ofrecer la impresión de algunas tomas: son, por lo tanto, un objeto perfecto para las personas nostálgicas, que encuentran un encanto único en el analógico, mientras que pueden representar un compromiso demasiado difícil para los amantes de la tecnología.

Cámaras fotográficas digitales instantáneas

Las cámaras de instantáneas digitales representan un excelente compromiso entre la funcionalidad moderna y el atractivo vintage. Gracias a la presencia de una memoria interna, permiten no sólo mantener una copia digital de nuestras fotos, sino también decidir cuál queremos imprimir. Estos modelos también permiten crear video de alta definición, una función que hoy se ajusta perfectamente a las expectativas y hábitos de la mayoría de los usuarios. Esto se traduce en grandes ahorros, además de la posibilidad de utilizar estas cámaras como posibles sustituciones para los modelos compactos tan populares en el mercado.

Algunas cámaras digitales también han sido diseñadas para integrarse perfectamente con las principales redes sociales, tanto fotográficas como no, ofreciendo la posibilidad de compartir sus tomas directamente en sus perfiles online. En este caso, los retrovisores pequeños diseñados para los retrovisores de autorreflejos son indispensables, integrados en los modelos más recientes (que pueden adquirirse por separado para algunos productos analógicos).

La conectividad Bluetooth es obviamente otra característica única de las cámaras digitales, así como la capacidad de descargar aplicaciones desarrolladas específicamente por el fabricante en su smartphone o tableta, para gestionar y guardar sus imágenes de la manera más sencilla e inmediata posible.

También hay que tener en cuenta que estos modelos son especialmente adecuados para aquellos a los que les encanta utilizar varios filtros para dar una cierta variedad a sus tomas, lo que facilita la toma de fotografías en blanco y negro o sepia color.

¿Son importantes los materiales?

La mayoría de las cámaras instantáneas modernas están hechas en su mayoría de plástico, ya que esto no es un factor determinante para la compra. Más bien, es posible evaluar el diseño del producto: en el mercado hay modelos más modernos y coloridos, así como productos con un gusto retro que intentan recordar más las antiguas cámaras. Si compra un producto digital, también es importante evaluar la calidad del display y la posibilidad de protegerlo adecuadamente contra golpes, arañazos y polvo.

¿El precio es importante?

Cuando se trata de cámaras fotográficas instantáneas, el precio realmente importante es el de las películas necesarias para imprimir imágenes. De hecho, las cámaras en sí mismas no tienen unos costes particularmente elevados (entre 70 y 280 €, una variación de los costes vinculados a la marca hasta cierto punto), sobre todo si se comparan con otros dispositivos fotográficos.

Sin embargo, como se mencionó anteriormente, la película puede representar un gasto considerable. Si bien es cierto que a menudo encuentra ofertas en línea con las que puede ahorrar considerables cantidades de dinero, a un precio completo también puede llegar a gastar más de 1 € para una sola foto. Es difícil llegar a menos de 0,60 € por impresión, un compromiso aceptable, pero que debe ser considerado cuidadosamente antes de la compra.

¿Es importante la marca?

No hay muchas marcas que produzcan cámaras instantáneas (las más conocidas son Polaroid y Fujifilm, flanqueadas por Lomography y la Leica alemana), cada una de ellas con una historia bastante importante y un seguimiento muy consolidado de los usuarios. Actualmente cada fabricante intenta diferenciarse de la competencia con algunas peculiaridades tanto en diseño como en funcionalidad, aunque a menudo para el usuario medio pueden ser pequeños detalles.

Como se mencionó en el párrafo anterior, el fabricante puede influir en el precio hasta cierto punto: por ejemplo, Leica es conocida por ser una marca que fabrica dispositivos de gama alta a un coste muy elevado.

En general, no consideramos que la marca sea un factor realmente decisivo en la elección de una cámara instantánea. Lo que más importa son las características de las impresiones (y posiblemente las versiones digitales de las fotos), el tamaño, el coste y la disponibilidad de las películas. Todo ello, evidentemente, de acuerdo con las necesidades del usuario individual.

¡Haz clic para puntuar esta guía!
(Votos: 1 Promedio: 5)