Mejores Deshumidificadores

Factores a tener en cuenta antes de comprar un deshumidificador

1. Tipología

El factor tipológico es de primordial importancia en la elección del deshumidificador a comprar ya que, como veremos a continuación, es indicativo de los resultados que se pueden obtener de este aparato, especialmente en cuanto al tamaño del local y la cantidad de humedad que se elimina del mismo.

¿Qué hace/cómo funciona un deshumidificador?

Para aquellos que no lo conocen, tenemos que hacer una pequeña premisa: la humedad es la cantidad de vapor de agua contenida en la atmósfera y el deshumidificador es una herramienta que se utiliza para «extraer» esta presencia líquida del aire, para hacerlo más seco y menos desagradable. Un dispositivo de este tipo se utiliza por razones higiénicas, ya que una gran cantidad de humedad hace que se forme moho y hongos, y también por razones de salud, ya que estar en ambientes muy húmedos causa cierta incomodidad al cuerpo humano, provocando dolores articulares y musculares, conjuntivitis, alergias, asma y otros problemas de salud con diferentes niveles de gravedad. La siguiente imagen resume las principales ventajas del uso del deshumidificador.

Además, este pequeño electrodoméstico tiene un doble uso: en invierno, permite eliminar la humedad de aquellos ambientes que de otro modo serían muy desagradables para vivir, mientras que en verano tiene una acción beneficiosa de contraste con el calor excesivo porque, al reducir el porcentaje de humedad en el aire, el calor percibido dentro de las habitaciones es menor y se consigue una agradable sensación de alivio de las altas temperaturas.

Volviendo al factor tipológico, en el mercado existen principalmente dos tipos de deshumidificadores utilizables para uso doméstico, los de tipo eléctrico y no eléctrico o incluso los que funcionan con sal. Un paréntesis separado, entonces, está constituido por aquellos modelos que son en lugar de los acondicionadores de aire que también tienen la función deshumidificadora, pero que son secundarios y por lo tanto estos productos deben ser considerados principalmente acondicionadores de aire.

Los diferentes tipos de deshumidificadores existentes en el mercado

Deshumidificadores no electricos

En cuanto a los deshumidificadores no eléctricos, son decididamente más baratos, no emiten ningún sonido y pueden tener diferentes formas: a veces consisten en «cajas» que parecen paralelepípedos o cubos, o de bolsas o almohadillas que contienen sales, algunos minerales y una mezcla de otros elementos de arcilla que atraen y retienen el agua y por lo tanto son capaces de deshumidificar el aire. Estos elementos naturales que se colocan dentro del deshumidificador tienen una autonomía de eficacia que ronda los 2-3 meses, pero puede variar según el modelo y la cantidad de sales que contiene; una vez agotado el contenido, el usuario tendrá que comprar sales sobrantes. El principio de funcionamiento es, por lo tanto, muy diferente al de los aparatos eléctricos y, en consecuencia, los resultados serán ciertamente diferentes. Esta tipología, de hecho, tiene una eficacia reducida: para tener expectativas realistas y no defraudar, será necesario considerar que un deshumidificador no eléctrico de tamaño medio se presta bien a ambientes entre 9 y 12 m², como un baño pequeño, el coche, una furgoneta o un lavadero. Un modelo más pequeño, por otra parte, sólo se debe utilizar en habitaciones muy pequeñas como armarios, armarios o un pequeño almacén.

Deshumidificadores eléctricos

Pero, ¿cuál es la diferencia entre las diferentes tipologías? Empecemos con deshumidificadores eléctricos: Son mucho más eficaces que los deshumidificadores de sal porque, al explotar la corriente eléctrica, obviamente pueden proporcionar un mayor rendimiento y, además, su vida útil es potencialmente infinita, por lo que una vez adquirido un deshumidificador, especialmente si es de calidad, resultará en una inversión a largo plazo ya que no hay necesidad de reemplazar componentes y no tiene una vida útil limitada (como ocurre con el otro tipo).

2. Caudal

El caudal es un factor decisivo a tener en cuenta a la hora de comprar un deshumidificador: en lugar de considerar el rendimiento del producto en sí mismo, es importante asegurarse de que se expresa de forma óptima en las condiciones particulares bajo las que se colocará el producto: en particular, nos referimos a las dimensiones del entorno y a su nivel de humedad. Específicamente, este factor se refiere a la acción conjunta de ciertas características que determinan el rendimiento de un deshumidificador en acción. Se trata de la capacidad deshumidificante que posee el aparato, la cuadratura que puede cubrir eficazmente y su potencia (con el consiguiente consumo). Veamos estos elementos en detalle:

  • Capacidad deshumidificante: hemos dicho que la humedad consiste en vapor de agua en el aire y que la tarea de un buen deshumidificador es eliminar esta consistencia líquida y secar el ambiente. Este es el valor que nos muestra cuántos litros de agua nuestro deshumidificador es capaz de extraer del aire en un día. En el mercado encontramos modelos que tienen una capacidad inferior a 10l/24 h (y normalmente es la gama de precios más barata), hasta dispositivos que pueden absorber incluso más de 30 l de humedad al día. El informe es el siguiente: cuanto más alto sea el contenido de humedad en la habitación, más se necesitará un dispositivo con una alta capacidad de deshumidificación y, para poseer un dispositivo con un alto nivel de extracción, será necesario recurrir a un deshumidificador de rango precio medio-alto y alto;
  • Dimensiones ambientales para las que es adecuado: este valor mide la amplitud del entorno en el que el deshumidificador es capaz de trabajar, garantizando una eliminación eficaz y sobre todo perceptible de la humedad. Se trata de una cifra que tiende a expresarse en m², asumiendo en una directriz que la altura del local a deshumidificar es de unos 2,50 m, aunque a veces también se expresa en m³, para considerar el volumen de locales a deshumidificar. De hecho, este factor está estrechamente ligado a la capacidad de deshumidificación de la que acabamos de hablar: un deshumidificador potente, de hecho, puede cubrir seguramente un tamaño mayor, mientras que uno con una capacidad de eliminación de humedad reducida será más adecuado para entornos medianos y pequeños. Este es un parámetro importante a tener en cuenta, ya que la elección de un deshumidificador adecuado para un tamaño más pequeño que el real en el que se pretende trabajar significaría estar decepcionado por la ineficacia del aparato, a la inversa, un deshumidificador demasiado potente se convertiría en sinónimo de un gran consumo innecesario de energía;
  • Potencia y consumo: este elemento se refiere al voltaje y consecuente consumo que requiere un pequeño electrodoméstico de este tipo. La gama de vatios de los deshumidificadores actualmente en el mercado oscila desde mucho menos de 100 W (para productos muy pequeños y económicos, adecuados para entornos reducidos) hasta cerca de 600 W (presentes en los modelos más avanzados y caros). Por lo que se refiere al consumo, cabe señalar que los deshumidificadores requieren un funcionamiento continuo sólo en la primera fase de deshumidificación, ya que deben hacer más «lucha» para que el nivel de humedad alcance el porcentaje deseado, después de lo cual funcionan «intermitentemente» ya que sólo es necesario corregir los cambios en el contenido de humedad y, por lo tanto, el valor de absorción de energía expresado en vatios no debe considerarse constante, sino que es el pico máximo que es el valor de absorción de energía expresado en vatios. Sin embargo, lo que es importante evaluar críticamente es la relación entre la capacidad de deshumidificación y el consumo de energía: Para entendernos mejor a nosotros mismos, esto significa que el alto consumo de un deshumidificador debe justificarse de alguna manera y apoyarse en su igualmente alta capacidad para extraer la humedad del aire, de lo contrario existe el riesgo de comprar un producto que absorba mucha energía, pero sin la ventaja de tener al mismo tiempo un rendimiento satisfactorio que haga más aceptable el consumo energético producido. Por lo tanto, debe tener en cuenta que cuanto más se reduzca el caudal en términos de tamaño y capacidad de deshumidificación, tanto más disminuirá el vatiaje al mismo tiempo.

3. Funciones

El factor de función es importante para la selección de su deshumidificador, ya que le permite garantizar la compra de un dispositivo que pueda satisfacer al usuario, donde hay necesidades especiales de uso y, además, comprobar cuidadosamente este factor ayuda a entender las razones del coste de un modelo dado. El deshumidificador es un producto con una función bastante esencial, que no se distingue por una amplia gama de funciones adicionales: se trata, de hecho, de considerarlas como cómodas «extras» que embellecen el aparato y hacen su uso más versátil y sofisticado, quizás mejorando algunos aspectos del funcionamiento básico de estos productos. Empecemos, por ejemplo, describiendo la función de secado de la ropa: en general, todos los deshumidificadores contribuyen al «secado» de las prendas recién lavadas (porque contienen una gran cantidad de agua y, por lo tanto, el deshumidificador puede «extraerlo» de los tejidos y secarlo primero) pero algunos modelos, más concretamente los de gama media-alta y alta, están equipados con una función específica dedicada a acelerar el proceso de secado de la lavandería a través de una deshumidificación más potente y/o a través del proceso de secado.

Otra función adicional posible es la del ionizador, que consiste en la emisión de aire desde el alto contenido de iones negativos. Estas partículas tienen la propiedad de adherirse a partículas volátiles presentes en el aire (como polvo, humo y polen) y hacer que se asienten en superficies como la pared de la habitación en lugar de moverse en el aire. Esta función hace que el aire sea más limpio, especialmente para las personas alérgicas, y es una prerrogativa exclusiva de algunos modelos que pertenecen a una gama de precios elevados. En general, sin embargo, el deshumidificador es un electrodoméstico que también actúa como purificador de aire, ya que evita la formación de moho y hongos y elimina el polvo, el polen y los alérgenos del aire, manteniéndolos dentro de un filtro específico. Claramente, un modelo con función de ionizador hace una operación de saneamiento de aire mucho más profunda que un modelo sin ionizador.

Otras funciones existentes incluyen el bloqueo del teclado (que evita cambios accidentales en los ajustes del panel de control y es también sinónimo de seguridad en el caso de los niños en casa), el apagado automático del aparato cuando el depósito interno de recogida de agua se llena a su máxima capacidad y la posibilidad de seleccionar entre diferentes niveles de velocidad de deshumidificación, para adaptarlo a diferentes situaciones de uso. Por último, algunos deshumidificadores pueden tener controles y pantallas digitales, mientras que otros pueden tener anillos o botones manuales tradicionales.

4. Practicidad

Para asegurar la compra de un deshumidificador que no sea incómodo en la vida diaria, es importante considerar el factor de practicidad que se refiere a algunas características que contribuyen a facilitar el uso de un deshumidificador:

  • Mantenimiento: el deshumidificador es de hecho un pequeño electrodoméstico que generalmente se utiliza con cierta recurrencia, sobre todo en algunos períodos del año, y es también un electrodoméstico que por su naturaleza requiere de un cierto mantenimiento por parte del usuario: por ello es importante asegurarse de que esta operación sea cómoda, de lo contrario podría encontrarse con un producto problemático a gestionar, a la larga;
  • Ruido: se trata sin duda de un elemento prioritario que debe juzgarse sobre todo según la forma en que se quiera utilizar el deshumidificador. Este valor se expresa en decibelios y la gama que caracteriza a los productos actualmente en el mercado oscila entre 36/38 dB y un máximo de unos 50 dB; los productos más comunes tienen un nivel de ruido medio entre 40 y 45 dB, lo que representa una producción de ruido absolutamente tolerable. Claramente, no hay un deshumidificador totalmente silencioso, pero algunos modelos de 38 dB, por ejemplo, aseguran una molestia realmente mínima y poco perceptible. En cualquier caso, es muy importante tener en cuenta este factor en función del tipo de uso que se quiera dar al deshumidificador; por lo tanto, hay que tener en cuenta no sólo el periodo de tiempo en el que se va a poner en funcionamiento, sino también el lugar donde se va a colocar: un deshumidificador ruidoso que se coloca en el sótano o taberna seguramente nos molestará mucho menos que uno que produzca ruido en la cocina, oficina o dormitorio;
  • Tipo de escape: todo deshumidificador eléctrico debe disponer necesariamente de un sistema de escape para eliminar toda el agua de condensación resultante de la eliminación del vapor de agua del aire. Hay dos maneras de deshacerse de esta agua: un recipiente colector interno y una descarga directa y continua a través de un tubo específico; los deshumidificadores sólo pueden equiparse con el recipiente o con un sistema doble. En particular, los deshumidificadores que permiten la doble evacuación pueden estar equipados o no con el tubo de desagüe adecuado, mientras que el depósito interno de recogida de agua siempre se suministra y tiene un tamaño variable, que puede variar de 1 a 5 litros. Por razones prácticas es importante prestar atención a este detalle ya que la alta potencia de la unidad y/o la alta humedad presente en el ambiente a deshumidificar hacen que este tanque se llene rápidamente (tenga en cuenta que en algunos modelos el tanque se puede llenar cada 3-4 horas) y, por lo tanto, el usuario tendrá la tarea de vaciarlo cada vez, ya que la máquina no puede continuar su trabajo de deshumidificación. La comprobación del tubo de escape continuo es también muy importante, especialmente para aquellos que, por ejemplo, esperan dejar la unidad en funcionamiento las 24 horas del día o que necesitan trabajar en áreas muy extensas. Por lo tanto, dependiendo de las necesidades de uso personal, será importante seleccionar el deshumidificador con las características más adecuadas para un uso cómodo y muy práctico;
  • Temporizador programable: los deshumidificadores que están equipados con un temporizador programable se encuentran entre los más prácticos del mercado, especialmente para aquellos que necesitan una alta deshumidificación y para aquellos que pasan mucho tiempo fuera de casa. El temporizador programable, de hecho, le permite establecer una o más franjas horarias deseadas en las que el deshumidificador funcionará automáticamente, funcionando aunque estemos lejos del aparato o fuera de casa. Esta función es útil porque evita la obligación del usuario de recordar encender el deshumidificador todos los días o recordar cada vez que lo apague después de su uso. Este aspecto práctico también tiene un impacto económico agradable, ya que evita un consumo innecesario de energía, ya que no hay riesgo de dejar el aparato en función del tiempo deseado y necesario.

5. Dimensiones y diseño

Las dimensiones y el diseño de un deshumidificador pueden parecer características secundarias, mientras que representan otro factor decisivo en la elección de un deshumidificador, ya que en base a éstas se puede seleccionar un modelo que sea cómodo de llevar o que tenga un estilo que acompañe bien con el mobiliario del entorno donde se vaya a colocar. Como ya se mencionó anteriormente, el deshumidificador es un dispositivo que se utiliza con una cierta recurrencia, que puede estar sujeto a diferentes movimientos, de un entorno a otro, y que a menudo se deja a la vista en el hogar u oficina.

El primer aspecto a tener en cuenta es, sin duda, el tamaño de la máquina: hay que medir su altura y anchura para comprobar que hay espacio suficiente en la casa para alojarla, pero también, y sobre todo, el peso, para asegurarse de que, si se quiere transportar el deshumidificador de una habitación a otra o, tal vez, de un nivel de la casa a otro, se pueda trasladar con cierta sencillez. Para ello, es importante comprobar que el modelo en cuestión esté equipado con asas que garanticen un buen agarre durante el transporte y también con rodillos que faciliten aún más esta operación (pensemos, sobre todo, en los deshumidificadores muy grandes que serían realmente difíciles de mover cargándolos).

Del mismo modo que, si por razones de espacio o preferencias personales desea instalar su deshumidificador en una pared, deberá comprobar que el modelo está equipado con ganchos (y también que tiene un peso adecuado para este tipo de colocación).

Además, otro elemento que puede influir en gran medida en la decisión de compra de un modelo en lugar de otro está relacionado con un factor estético y se refiere al estilo, la forma y el color del deshumidificador. Muchas veces, de hecho, el deshumidificador se coloca en el salón, en una oficina o en la cocina y por lo tanto se expone a la vista durante largos períodos de tiempo; por eso no es mala idea asegurarse de que se ha producido en un estilo que corresponde al gusto personal, que está disponible en una sombra sobria o que tiene, en general, cierta armonía con el resto de los muebles, para adaptarse mejor a ella y no ser un elemento de la casa.

Otros factores a tener en cuenta al elegir el deshumidificador

¿Son importantes los materiales?

En la producción de deshumidificadores eléctricos, la gama de materiales utilizados no es muy amplia y generalmente todos los modelos disponibles en el mercado están hechos de aleaciones similares entre sí. Por supuesto, hay que procurar la solidez de los plásticos utilizados, por ejemplo, para el exterior del aparato, que, desde un punto de vista a largo plazo, podrían desgastarse o dañarse accidentalmente, así como, en su caso, deberían comprobarse los rodillos que sostienen la estructura y que, en el caso de los deshumidificadores de gran tamaño, deben soportar un peso considerable. No obstante, por lo que se refiere a los deshumidificadores no eléctricos, dado que aprovechan las propiedades naturales de determinadas sales y otros elementos, será necesario asegurarse de que estén realmente compuestos por elementos con una elevada capacidad de absorción de agua.

¿Es importante la marca?

Analizando el mercado de los deshumidificadores, se notará que hay muchas marcas dedicadas a la producción y venta de deshumidificadores. No es importante elegir una marca en particular, sino recurrir siempre a empresas conocidas y fiables para garantizar la compra de un producto eficiente y sobre todo, hecho con materiales de calidad y seguros. Este tipo de empresa debe ser preferible también porque es mucho más probable que estén presentes en la fase de post-venta, si usted necesita reparar el dispositivo, comprar una pieza de repuesto o ponerse en contacto con el servicio al cliente para cualquier otro evento. Entre las muchas marcas populares en el mercado están De’ Longhi, Trotec, Wenko, Argo, Duronic, Ariston, Klarstein, entre otras.

¿El precio es importante?

En el mercado es posible encontrar deshumidificadores colocados en un rango de precios que incluye valores inferiores a 100€ hasta más de 300€. Un precio más bajo no es necesariamente un índice de menor calidad del producto o, por el contrario, una cifra más alta corresponde a un modelo más válido. Más bien, la diferencia radica en el tipo y las características del propio deshumidificador: por ejemplo, los aparatos más baratos suelen corresponder a una menor capacidad de deshumidificación, así como a un menor caudal en términos de tamaño del entorno para eliminar la humedad y también el número de funciones específicas y adicionales. Por lo tanto, habría que dedicar un debate separado a los deshumidificadores de tipo no eléctrico, que siempre tienen un coste mucho menor para los aparatos que funcionan con electricidad (algunos modelos, de hecho, tienen un precio incluso inferior a 10€) pero, como hemos visto antes, también son modelos adecuados exclusivamente para un determinado tipo de entorno. En definitiva, podemos afirmar que es muy importante considerar el precio como un indicador del tipo de uso que será posible realizar el deshumidificador y, por lo tanto, será necesario seleccionar el modelo más adecuado, siempre teniendo en cuenta sus necesidades de uso.

¡Haz clic para puntuar esta guía!
(Votos: 1 Promedio: 5)
TodoMejores