Mejores Grabadoras de Voz

Factores a tener en cuenta antes de comprar una grabadora de voz

Modos de grabación

¿Para qué sirve una grabadora de voz? Este tipo de dispositivo, también llamado dictáfono, se utiliza para probar y hacer reproducible cualquier sonido, ya sea una conversación, una interpretación musical o un sonido ambiental. Aunque la mayoría de los teléfonos inteligentes tienen un sistema de grabación, estos grabadores tienen un micrófono mucho más sofisticado que los de nuestros teléfonos móviles y son capaces de capturar con mayor precisión los diversos matices y detalles del sonido que de otro modo se perderían.

Las grabadoras de voz se utilizan principalmente en aplicaciones profesionales. Basta pensar en los periodistas que las utilizan para escuchar una conferencia de prensa o en los intérpretes y estudiosos de la lingüística, que graban y seleccionan secciones de conversación muy difíciles o dignas de atención. En las salas de audiencia, estas grabadoras pueden ser igualmente importantes, por ejemplo, para almacenar las declaraciones de un acusado. En el campo de la música, este producto tiene aún más posibilidades de uso y puede desempeñar un papel clave para evitar que la inspiración acabe siendo olvidada.

Cualquiera que sea la razón por la que usted está interesado en este tipo de compra, usted debe hacer algunas consideraciones antes de embarcarse en una selección de productos. Veamos cuáles son mejores!

Micrófono

La grabadora de voz es normalmente capaz de probar la voz de los hablantes incluso a cierta distancia, una característica que podría ser particularmente útil si necesitamos grabar una entrevista o un discurso, por ejemplo. Esto es posible gracias al micrófono incorporado que normalmente tienen estos dispositivos; en general, este micrófono es lo suficientemente sensible como para grabar un discurso a una distancia de unos 5 metros, lo que garantiza una grabación clara y clara. Como veremos a continuación, hay modelos que también le permiten conectar un micrófono externo para mejorar el rendimiento del grabador de cerca.

Pero, ¿cómo evaluar la sensibilidad del micrófono? ¿Es posible conocer esta función de antemano?

La sensibilidad es sin duda el valor clave para entender el poder y la eficacia de un grabador de voz, pero los datos técnicos casi nunca se proporcionan. De hecho, los fabricantes se limitan a indicar el tipo de micrófono presente en el dispositivo: por ejemplo, Sony utiliza las iniciales S-Mic, mientras que Olympus Zoom Micrófono para indicar la tecnología de grabación integrada.

Sin embargo, estos datos no son suficientes ni útiles para comprender la calidad real del micrófono suministrado. Para entender si un grabador puede ofrecer un buen rendimiento, tendremos que referirnos a otros parámetros.

Formato de grabación

Todavía no hemos mencionado una diferencia fundamental entre los modelos de grabadoras de voz del mercado, que tiene un impacto decisivo en la calidad y en su funcionamiento global. Nos referimos a los grabadores digitales y analógicos.

El primer tipo de grabador, el digital, es sin duda el más popular en la actualidad y ha sustituido a los antiguos dictáfonos de cassette, ya que permite prescindir de las molestas cintas de grabación que necesitaban ser reemplazadas cada vez que teníamos que enfrentarnos a una nueva sesión de grabación. Los análogos, por otra parte, son ahora modelos residuales que la mayoría de los consumidores ya no eligen y sólo son utilizados por algunos aficionados que prefieren la calidad de las grabaciones en cinta.

De hecho, a diferencia de los modelos digitales que descomponen la señal de audio en secuencias numéricas, los grabadores de voz analógicos impresionan directamente las ondas sonoras recibidas en la cinta, evitando la compresión y distorsión del sonido.

A este respecto, podemos observar que algunas grabadoras de voz tienen diferentes formatos de muestreo. En otras palabras, el usuario puede elegir qué tipo de archivos de audio utilizar para su grabación: estos archivos difieren en el nivel de compresión y, por lo tanto, en la calidad final del audio. Pero vemos en detalle los tipos de formato comúnmente utilizados.

mp3

El formato mp3 es un tipo de archivo muy popular y comúnmente utilizado: es de hecho el que tiene el tamaño y «peso» (en términos de bytes) más pequeño en comparación con los otros formatos. También se caracteriza por una calidad de sonido relativamente más baja y se elige principalmente por su pequeño tamaño, que garantiza un tiempo de grabación más largo. Sin embargo, sólo los oyentes muy atentos pueden notar las diferencias con los archivos de mejor calidad, por lo que no debemos temer que la calidad de grabación sea tan baja que el sentido del habla sea incomprensible.

WAV

El formato WAV, también llamado WAVE, es un tipo de códec de audio desarrollado por IBM y Microsoft. Este tipo de archivo de audio ha sido desarrollado para ofrecer una calidad de audio significativamente mayor que otros, especialmente en comparación con los mp3 populares. El formato WAV/WAVE es comúnmente utilizado para grabar pistas musicales precisamente porque reduce la compresión de las ondas sonoras durante el proceso de muestreo: este tipo de archivo es por lo tanto mucho más grande que los archivos mp3, y llenará la memoria digital disponible para nosotros más rápido que este último.

DSS

DSS (Digital Speech Standard) es un formato digital definido por la Asociación Internacional de Voz, una asociación creada por grandes empresas que operan en el sector de la grabación de audio, a saber, Philips, Olympus y Grundig. Los archivos DSS están extremadamente comprimidos y diseñados para la grabación de voz, minimizando el tamaño del archivo digital. Otra característica que distingue al DSS es la posibilidad de incluir en el archivo de audio una serie de información útil, como el tema del discurso grabado, autor del discurso, duración, etc…

Frecuencia de muestreo

Esto es muy importante a la hora de elegir su grabadora de voz y es posible que la encuentre especificada por el fabricante. La frecuencia de muestreo es básicamente la medida, expresada en hertz (Hz), del número de veces en cada segundo que se registra digitalmente una señal acústica analógica (es decir, en una secuencia de números binarios).

Esta traducción de señal analógica a digital se llama muestreo porque cada número grabado por nuestro dispositivo es una muestra, cuya secuencia es nuestra grabación. En cuanto a la frecuencia de muestreo, sin llegar a ser demasiado específicos, podemos generalizar diciendo que cuanto mayor sea este valor, mejor será la calidad de nuestras grabaciones.

Estructura

Volvamos ahora a un aspecto que es ciertamente importante en este tipo de dispositivo, a saber, su estructura física.

No hace falta decir que es esencial comprar una grabadora que sea fácil de llevar con nosotros, cuyo peso y tamaño no es una carga cuando tenemos que llevarla con nosotros en una bolsa o sostenerla en nuestras manos durante una sesión de grabación. El peso de estos aparatos suele oscilar entre 60 y 90 gramos, pero podríamos encontrarnos con modelos con una estructura extremadamente compacta y un peso incluso inferior a 20 gramos: son los llamados grabadores espía, diseñados para pasar totalmente desapercibidos y asegurarnos de que nadie se da cuenta de que estamos grabando.

Estos modelos ligeramente más detallados se utilizan habitualmente para investigaciones y por lo tanto tienen características específicas que no vamos a detallar en esta guía.

Volviendo al perfil estructural de los grabadores de voz, vemos otros elementos que hay que tener en cuenta antes de lanzar la compra.

Batería

Por supuesto, las grabadoras de voz están equipadas con un sistema de alimentación de corriente autónomo que permite utilizarlas sin necesidad de conectarlas a un cable. El tipo de batería con el que normalmente están equipadas son las baterías de AAA, que deben ser sustituidas cada vez que se agotan: en este caso podemos optar por pilas NiMH (Nickel-Metal Hybrid) que se pueden recargar, liberándonos de la molestia de tener que comprar nuevas recargas.

En otros casos raros, los grabadores utilizan una batería de litio que proporciona una mayor duración de la batería que las baterías convencionales y pueden ser recargadas con un transformador de batería.

Los niveles de rango son indicados por los productores en horas por formato de grabación; cuanto mejor sea la calidad de audio que elijamos grabar, más corta será la duración de la batería. En promedio, por lo tanto, con una grabación en formato mp3 a 8 KBps (kilobytes por segundo) la duración de la batería es de unas 30 horas.

Memoria

Si hemos elegido una grabadora de voz digital, tendremos que preocuparnos por la memoria que tenemos a nuestra disposición. La capacidad de memoria varía naturalmente dependiendo de la calidad de muestreo que hayamos seleccionado; como ya hemos visto, de hecho, los formatos con menor nivel de compresión son mucho más pesados y ofrecen una mejor calidad de grabación.

A veces los fabricantes especifican la memoria interna del grabador en GB, mientras que otras veces la capacidad de grabación se expresa en el tiempo máximo de grabación (que obviamente varía dependiendo del formato de muestreo). No hay necesidad de especificar que cuanto más memoria tengamos, mejor.

Altavoz

Si queremos escuchar nuestras grabaciones directamente desde nuestro dispositivo, tendremos que asegurarnos de que el modelo que estamos considerando tiene un altavoz incorporado. Típicamente, este tipo de equipo de grabación está equipado con un altavoz de 300 mW, que nos permite escuchar nuestra grabación con claridad y ver si todo ha ido bien o no.

Entradas y slots

La posibilidad de conectar otros elementos útiles (micrófonos, auriculares, etc.) a nuestro grabador puede cambiar radicalmente las posibilidades de utilizar un determinado modelo, aumentando su capacidad y potencial. En primer lugar, en la mayoría de los modelos a la venta encontramos una entrada para conectar un micrófono extra: el micrófono de nuestra grabadora nos permite utilizarlo para grabar un discurso más de cerca.

Por ejemplo, si estamos haciendo un video y queremos tener una muestra clara de voz, podemos usar el micrófono extra para obtener una grabación localizada y más clara.

Si queremos escuchar nuestras grabaciones con calma y tranquilidad, puede que necesitemos una entrada de audio de 3,5 mm para conectar un par de auriculares.

Otro elemento que debemos considerar en este sentido es la presencia de ranuras para tarjetas de memoria SD para ampliar la capacidad de grabación de nuestro grabador y asegurarnos de que tenemos tanta memoria como sea posible. Aunque es muy útil, difícilmente encontraremos este tipo de ranura en nuestro grabador.

Comodidad de uso

Ahora pasemos a otro tipo de consideración que concierne al conjunto de esos elementos -estructurales y no estructurales- que nos permiten utilizar nuestro grabador de voz de la manera más simple e intuitiva posible.

Sistema de control

Para asegurarnos de que compramos un grabador fácil de usar, tendremos que comprobar al azar qué teclas de comando tiene.

Normalmente hay una tecla de encendido, una para iniciar/detener la grabación, dos teclas para aumentar y disminuir el volumen de reproducción y una para avanzar o retroceder la reproducción.

La presencia de una pantalla grande y fácilmente legible, puede ser particularmente útil para conocer la duración restante de la batería, el desplazamiento de la grabación o para encontrar una muestra almacenada que queramos volver a escuchar.

Funciones

Las grabadoras de voz pueden estar equipadas con características adicionales que pueden ser útiles para más de un usuario. Entre ellas se incluye la interrupción automática que permite al grabador detener automáticamente la grabación cuando no se detecta sonido, lo que garantiza un ahorro significativo de energía y memoria. Algunos modelos tienen un calendario y reloj ajustable que le permite guardar nuestras grabaciones incluyendo la fecha y hora de grabación.

Un tipo de función que podríamos encontrar útil es la función de supresión de ruido, que son aquellas frecuencias que están en peligro de perturbar nuestra grabación.

Compatibilidad

En el caso de los grabadores digitales deberemos tener cuidado al elegir un modelo compatible con nuestro ordenador. Si tuviéramos que elegir un modelo que fuera completamente incompatible con nuestro sistema operativo, la compra sería completamente inútil.

Otros factores a tener en cuenta al elegir una grabadora de voz

¿Es importante la marca?

Confiar en la marca puede ser esencial en este tipo de producto, al igual que la desconfianza de los fabricantes poco conocidos.

Dado que se trata de productos bastante sofisticados, cuyos componentes son el resultado de procesos de producción relativamente complejos, siempre debemos confiar en aquellas empresas que con el tiempo han estructurado una cierta experiencia y ahora son capaces de garantizar al usuario un alto estándar de calidad. Marcas menos conocidas compiten lanzando productos a bajo precio pero cuya fiabilidad no siempre es segura. Entre las marcas más conocidas se encuentran Philips, Sony, Olympus y Grundig.

¿El precio es importante?

Ciertamente el precio es un elemento que debe ser considerado cuidadosamente antes de proceder con la compra. Dado que el mercado no es demasiado competitivo, es posible dividir la oferta en 2 rangos de precios macro:

  • Precio de entrada: al gastar entre 30 y 50 euros, podemos encontrar modelos de ingresos vendidos por marcas menos conocidas. Como se mencionó anteriormente, estos grabadores son teóricamente también adecuados para el uso profesional, pero su fiabilidad puede no ser completamente segura.
  • Gama media: a un coste de entre 60 y 160 euros, se dispone de equipos fabricados por las empresas más conocidas del sector, que no sólo garantizan la calidad del producto, sino también el servicio al cliente.
¡Haz clic para puntuar esta guía!
(Votos: 0 Promedio: 0)