Mejores Proyectores

Factores a tener en cuenta antes de comprar un proyector

1. Destino de uso

La primera y fundamental evaluación a realizar, antes de comprar un proyector, es el uso que se pretende hacer de él.

Dependiendo del uso que quiera darle al proyector, deberá evaluar algunas características técnicas que lo hagan apto, por ejemplo, para salas completamente oscuras o parcialmente iluminadas, y adecuado para ver películas o para un uso más general, como la proyección de una presentación Power-Point, o para jugar a juegos, ver fotos o más.

Las características que afectan al uso previsto, y que tendrá que tener en cuenta, son el brillo de la lámpara y el contraste de la imagen.

Brillo

El brillo del haz de luz emitido por la lámpara de un proyector se mide en lúmenes (lm), y determina la visibilidad de la imagen proyectada en presencia de luz ambiental: cuanto menor sea el brillo, menor será la luminosidad de la imagen en un entorno parcialmente iluminado.

Por otra parte, un proyector con menos brillo requiere un entorno menos iluminado para que la imagen sea claramente visible, pero el renderizado a nivel de definición es mejor.

Podemos identificar tres bandas de brillo como referencia para elegir el proyector:

  • 1500-2500 lm: proyectores de cine en casa, que requieren un cuarto completamente oscuro
  • 2500-4000 lm: proyectores de uso general, que requieren un entorno parcialmente oscuro
  • 4000 lm y más: proyectores de oficina, también en ambientes iluminados.

También veremos cómo el brillo afecta al tamaño de la imagen proyectada.

Contraste

Como ya hemos mencionado anteriormente, un brillo más alto normalmente da como resultado una reproducción de imagen más pobre: particularmente un proyector muy brillante resulta en pérdida de contraste. Por lo tanto, habrá menos sensación de profundidad de imagen y profundidad de gama de colores, especialmente para las películas. Cuanto más luz emita la lámpara, más difícil técnicamente es mantener las áreas oscuras en la imagen.

Por estas razones, los proyectores de cine en casa tienen poco brillo y requieren un entorno completamente oscuro para un rendimiento óptimo, mientras que los proyectores de uso más general o de oficina son mucho más brillantes, de modo que las imágenes se pueden proyectar incluso en entornos semi iluminados.

Por lo que respecta al contraste, también podemos indicar los valores relevantes para el uso:

  • 600000:1: Proyectores de cine en casa de gama alta
  • 50000:1: Versátil cine en casa y proyectores de propósito general
  • 10-25000:1: proyectores de propósito general

Cabe recordar que las lámparas de proyector, a excepción de las que utilizan tecnología LED, tienen una vida útil máxima, y que el brillo de la lámpara disminuye gradualmente con el uso, hasta el momento de la sustitución.

La longevidad de una lámpara se expresa en horas de uso, y puede variar aproximadamente de 3000 a 10000, y también varía dependiendo del modo de funcionamiento utilizado.

2. Calidad de proyección

Una vez establecido en qué tipo de proyector desea orientarse, el segundo factor a tener en cuenta en la elección es el relacionado con otras dos características técnicas que afectan a la calidad de la imagen proyectada. Por un lado, es importante evaluar la resolución soportada por el proyector y, por otro lado, también es importante el tamaño mínimo y máximo de la pantalla proyectada.

Resolución

En este campo los proyectores no tienen muchas sorpresas, las resoluciones disponibles son de hecho las mismas que los monitores de ordenador. Los modelos más avanzados, a precios que consideramos inaccesibles hoy en día, también pueden tocar la resolución Ultra HD (3840 × 2160 p), pero tardará varios años en convertirse en un estándar del mercado.

El equipo comercial incluye proyectores que soportan resolución Full HD (1920 x 1080 p), en particular home theater o resolución HD (1280 x 720 p), particularmente entre los proyectores de propósito más general.

Si lo que buscas es un proyector para ver películas y series, la resolución Full HD será una buena opción, mientras que si buscas un proyector de oficina o educativo, puedes dejarlo caer fácilmente y mantenerte en resoluciones más bajas.

Tamaño de la pantalla

Expresado en pulgadas, el tamaño mide la longitud de la diagonal del rectángulo luminoso proyectado. Este factor es relevante tanto si necesita comprar una pantalla de proyección o proyectar las imágenes en una pared blanca.

En el tamaño máximo de la pantalla, hay que decir que también afecta al brillo de la lámpara: cuanto menos brillante es la lámpara, más pequeña es la pantalla.

En términos generales, las dimensiones mínimas del rectángulo proyectado son alrededor de 30-40 «sin grandes variaciones entre modelos más o menos luminosos, pero es el tamaño ideal de la pantalla que se manifiesta el hueco: los proyectores con la lámpara más débil se detienen alrededor de 150» de diagonal ideal, mientras que los modelos más brillantes pueden alcanzar hasta el doble del tamaño (300 «) y más allá.

3. Tecnologías de visualización

Entre los principales factores a tener en cuenta están sin duda todas las tecnologías y características que ayudan a definir la calidad de la imagen proyectada, incluyendo si el aparato es compatible o no con la tecnología 3D.

Calidad de imagen

Además de las consideraciones que ya hemos hecho sobre el contraste, hay características adicionales que ayudan a hacer una imagen proyectada de buena calidad, y que son especialmente importantes a la hora de elegir un proyector, sobre todo si el uso que se pretende hacer de él está más orientado a ver películas. Veámoslos uno por uno:

  • Gama de colores: junto con el contraste, determina la riqueza de los matices que el proyector puede reproducir. Se espera que un buen proyector casero del teatro alcance 1.07 mil millones de colores, mientras que una gama de 16.7 millones de proyectores más del propósito general son fáciles de encontrar.
  • Frecuencia de actualización: A diferencia de los monitores y televisores, existen algunas aplicaciones para las que la frecuencia de actualización es muy importante, como para renderizar películas en 3D y reproducir la última generación de videojuegos. Para estos dos usos sería mejor utilizar un proyector de gama media-alta con una frecuencia de actualización de hasta 144 Hz, mientras que para todos los demás usos pueden ser suficientes 60 Hz.
  • Correcciones de imagen: Como no siempre es posible posicionar el proyector con la lente perfectamente paralela a la superficie de proyección, el rectángulo proyectado se deforma con mucha frecuencia, tomando la forma de un trapecio. Un buen faro ofrecerá al menos la posibilidad de rectificar la deformación vertical y ajustar la inclinación del aparato.

3D

La compatibilidad o no con el contenido tridimensional todavía no se ha convertido en un estándar del mercado, ya que no todos los proyectores están equipados con la tecnología necesaria. Hay que decir que hay usos precisos para los que es importante, que se limitan esencialmente al entretenimiento en casa, para la proyección de películas en tres dimensiones o para jugar a juegos equipados con la opción 3D.

Para todos los demás usos, especialmente para aplicaciones de oficina, la capacidad de mostrar contenido en tres dimensiones será casi irrelevante. Tenga presente este factor en relación con la forma en que utiliza el proyector.

4. Conectividad

Otro factor que no debe pasarse por alto al elegir un proyector es la cantidad y calidad de las entradas y salidas presentes en el dispositivo, ya sea vídeo, audio (donde esté presente) o red.

Dependiendo de qué y cuántos dispositivos se conectarán al proyector, incluso simultáneamente, es posible que necesite tener muchos puertos disponibles.

Veamos en detalle con qué entradas y salidas se puede equipar un buen proyector.

Entradas de vídeo

Por supuesto, la más importante de todas son las entradas de vídeo. Un buen proyector debe ser capaz de recibir la señal de todos los dispositivos, incluso los menos modernos, y por lo tanto ofrecer al menos una entrada por tipo: HDMI, D-Sub, S-Video, DVI, así como una entrada de cable coaxial. Los mejores modelos, especialmente los modelos de entretenimiento en el hogar, suelen ofrecer la misma gama de entradas en mayor número, normalmente ofreciendo al menos dos entradas HDMI, al menos un puerto USB y, dependiendo del fabricante, tecnologías propietarias adicionales.

Audio

En el audio hay que decir que hay una gran diferencia dependiendo del tipo de proyector. Los proyectores expresamente diseñados para el cine en casa, de hecho, carecen completamente tanto de altavoces integrados como de entradas o salidas de audio en su totalidad. Esto se debe a que la suposición es que el audio se confiará a un sistema estéreo independiente, tanto si se trata de sonido envolvente como si no.

Los proyectores más genéricos u ofimáticos, por otra parte, también tienen como objetivo gestionar audio, por lo que suelen estar equipados con uno o dos altavoces frontales, una entrada de audio e incluso una salida, si decide utilizar altavoces externos.

Inalámbrico

Como en el caso de la tecnología 3D, la conexión WiFi todavía no es un estándar común en los proyectores, principalmente porque la transmisión de datos de vídeo en radiofrecuencias todavía no es tan estable y suave como a través de cables.

En cualquier caso, algunos modelos también incluyen la posibilidad de conectarse de forma inalámbrica a un ordenador, especialmente aquellos proyectores diseñados para su uso en la oficina.

5. Ajustes disponibles

Por último, un factor importante es la cantidad y calidad de los ajustes que ofrece el proyector. Nos referimos tanto a los ajustes preestablecidos para cada uso de la luminaria como a los modos de funcionamiento de ahorro de energía, que no sólo se traducen en un menor consumo, sino también en una mayor vida útil de la lámpara.

Ajustes por defecto

Los mejores proyectores, especialmente aquellos diseñados con una amplia versatilidad de uso, ofrecen al usuario una gama de ajustes predefinidos de brillo, contraste, contraste, tasa de actualización, etc. optimizados para cada tipo de uso. Por ejemplo, si está presente, el modo «Juego» normalmente incluye colores muy brillantes, alto contraste y una mayor frecuencia de refresco que el modo «Cine». Del mismo modo, un buen proyector le permite seleccionar no sólo formatos de pantalla 16:9 y 4:3 diferentes, sino también áreas de visualización menos comunes.

Ahorro de energía

Casi todos los proyectores, a menos que compren un producto final muy bajo, tienen al menos un modo de operación de ahorro de energía, que modula el brillo y consecuentemente el consumo de la lámpara, y regula el apagado automático de la misma lámpara cuando no hay ningún dispositivo conectado al proyector. Los modelos más avanzados suelen ofrecer diferentes niveles de contención del consumo energético, lo que le permite encontrar un compromiso entre el brillo de la proyección y el ahorro energético.

Otros factores a tener en cuenta al elegir el proyector

¿Son importantes los materiales?

En general, podemos decir que los materiales de los que está compuesto un faro no son un factor esencial en la compra de un faro. La carcasa exterior es, de hecho, con algunas excepciones, de plástico más o menos rígido y resistente. Un elemento que puede ser un factor importante, dependiendo del uso para el que usted desea comprar un proyector, es el material de la lente: para un proyector de cine en casa, en particular, un modelo con óptica de vidrio puede ser preferible en lugar de plástico, ya que el vidrio permite mejores resultados en términos de contraste y nitidez. Otra ventaja adicional del vidrio sobre el plástico es que es más difícil de rayar durante una simple operación de limpieza.

¿Es importante la marca?

Como suele ocurrir con los productos electrónicos, el fabricante puede marcar la diferencia en varios aspectos. La primera y más importante es, sencillamente, la calidad del producto: las marcas especializadas en la producción de proyectores consiguen, en general, mantener un estándar de calidad superior al de las marcas más generalistas, por una simple cuestión de recursos invertidos en el desarrollo del producto. El segundo aspecto, y no menos importante, es el servicio postventa: una marca establecida y extendida en todo el mundo es generalmente más fácil de alcanzar en caso de necesidad, y suele ser bastante rápida para atender a sus clientes, mientras que una marca menos conocida puede ser más difícil de acceder a la asistencia simplemente por la falta de recursos invertidos en una cobertura capilar de la necesidad de asistencia. Entre las principales marcas podemos mencionar Optoma, Epson, BenQ.

¿El precio es importante?

El costo de un proyector es un factor importante porque, sobre todo si usted quiere un producto de buena calidad, necesita gastar unos pocos cientos de euros. Hay en el mercado proyectores portátiles muy baratos y de muy bajo rendimiento. Cualquiera que desee un proyector para uso frecuente, ya sea en la oficina o en casa, debe estar preparado para gastar un poco de tiempo. El uso previsto del proyector tiene un impacto en los costes, que podemos resumir de la siguiente manera:

  • Luz muy baja: 120 € o menos, proyectores portátiles con contraste VGA 3000:1
  • Rango bajo: 250-400 €, proyectores de oficina HD 17-20000:1
  • Banda mediana: 500-700 €, Full HD Versátil 20-40000:1
  • Banda Alta: 900 € y más, proyectores de cine en casa Full HD de más de 40000:1
¡Haz clic para puntuar esta guía!
(Votos: 1 Promedio: 5)
TodoMejores